Tres generaciones al servicio de la anestesiología y medicina

 

Tres generaciones al servicio de la anestesiología y medicina
Tres de los hijos del médico anestesiólogo Nolasco Alfredo Román Acuña, maestro de muchas generaciones de grandes médicos, pionero en la utilización de la ventilación mecánica en el Perú y autor de varios libros sobre este procedimiento de respiración artificial, nos comparten sus historias de cómo el gran ejemplo de su padre los motivó a seguir sus pasos en la profesión médica y la especialidad de anestesiología.
El Dr. Eduardo Román Loayza, médico anestesiólogo del Hospital Nacional Guillermo Almenara Irigoyen, hijo del prestigioso Dr. Nolasco Román, nos cuenta que desde muy niño veía como su padre se dedicaba con mucha vocación de servicio a la profesión de anestesiología, “Desde que tengo uso de razón siempre observé a mi papá cómo se entregaba al 100 % a su profesión en beneficio de sus pacientes, a lo largo de sus más de 40 años como médico anestesiólogo. Su influencia ha pasado de generación en generación ya que en la actualidad mi hijo Eduardo Román Vera también estudia medicina siguiendo el ejemplo de su padre y abuelo”.
Por su parte, la médica anestesióloga, Dra. Tania Román Loayza, nos comenta que se siente muy orgullosa de su padre, “Mi papá es un ejemplo de vida, lucha y superación, siempre ayudando al prójimo, casi todo el Perú lo conoce, él es un referente nacional para la comunidad anestesiológica. Nosotros somos cinco hermanos, de los cuales tres son médicos y dos ingenieros, nuestro padre siempre nos inculcó desde pequeños el amor al prójimo y el servicio de brindar ayuda a los que más necesitan”.
Para el Dr. Luis Román Loayza, ser médico es servir al país y tener vocación de trabajar y velar por los demás, tal como los educó con el ejemplo su padre, “Él era el único sostén de la familia y con mucho esfuerzo y amor sacó adelante a sus cinco hijos. Quiero expresar el inmenso amor y orgullo que siento hacia mi padre, ya que siempre ha sido un ejemplo de vida. Mi padre ha sido formador de muchas generaciones de anestesiólogos, quienes hoy lo quieren, estiman y reconocen por toda su dedicación, trayectoria y enseñanzas”, finalizó conmovido el hijo del Dr. Nolasco Alfredo Román Acuña.